« Home | CyberPablo 0.1 » | Noche Gótica » | Deciamos ayer ... » | Labordeta presidente » | La faria de las grandes ocasiones » | El valor de una foto » | Una imagen vale más que mil palabras » | Hackea la web del PSOE » | De curritos, jefes y accionistas. » | La Mala Vida » 

viernes, marzo 24 

Ten cuidado con lo que deseas ...

... porque el Tao, ese simpático camino que nos hace dar vueltas, y que siempre vuelve cuando nosotros vamos, puede que le apetezca cumplirlo.

La historia comienza conmigo, el miércoles, siendo un hombre desocupado. Me podía rascar las partes bajas de mi anatomía mientras subrayaba los apasionantes apuntes de Norberto y pensaba, que bonito sería volver de nuevo a trabajar, qué bien le vendría a mi economía. Pero como dice el título "ten cuidado con lo que deseas ...". Ingenuo de mí, sentía necesidad de trabajar, ahora ya no la siento. Lo primero fue una llamada de Raul diciéndome que íbamos a dar el LPI I a partir del Lunes. Ante la cual yo no pude sino alegrarme, contento y feliz cual lombríz, por sentir la inminente calderilla a mis bolsillos caer. Acto seguido, me llamó Joaquín. Esto era bueno. Joaquín me llamó para confirmarme que los cursos de la Universidad se iban a hacer "por sus pelotas", o quizá me llamó antes, pero como a Joaquín le jode ser el segundo, diremos que lo hizo después. Así terminó el miércoles. De ser un parado, pasaba a ser un insigne profesor.

La historia continua cuando ayer estaba deleitandome, gozando incluso, con un vaso de sangría en la mano, viendo alegres jamonas universitarias, dignas de ser expuestas en el museo de las artes y las ciencias de París, como obra cumbre de la perfección humana, como la más sublime creación, en medio de la fiesta de Letras en el patio de la Merced. El motivo de felicidad era, además del ratio jamona/m2, que por fin iba a empezar a trabajar, tenía 2 o 3 alumnos, y en MasterMurcia habían decidido comenzar el curso, porque eso de vender Linux es dificil y bueno, para ser el primero con que se pudieran cubrir gastos valía, y que el tema de la Universidad andaba.

Y en eso estaba, pasada ya la hora de la comida, cuando me llama Joaquín, para hablar "un tema medio serio". Cuando Joaquín te dice eso, es que hay dinero de por medio. Y efectivamente, lo hay. "Que si podemos hacer un programita sencillito para cubrir una necesidad específica de un cliente". Y claro, tú, que te sientes pletórico, con 3 sangrías en el cuerpo y una botella de carrascalejo, con el solaco pegándote en toda la cara, le dices que no sólo vamos a cubrir la necesidad de su cliente, sino que el cliente va a tener orgásmos cada vez que use el programita en cuestión. Realmente como ya has trabajado en el infierno, le dices que no se lo crea, que venda el mínimo humo posible, y que no se fíe de nada, pero admitiremos lo otro como licencia poética. Y así me acuesto, no sólo como insigne profesor, sino también como futuro desarrollador.

Cuando hoy me he despertado y he encendido el teléfono tenía llamadas perdidas. La primera de Raul, a las 9.35. ¿Qué querría Raul a las 9.35?. ¿Se había suspendido el curso?. Bueno, no pasaba nada, lo de la universidad iba y el tema del desarrollo parecía que también. ¡Engañao de mi!. Lo llamo, esperando que me dijera eso de "es que nos hemos dado cuenta que no sale rentable, y tal, y cual. Pero contamos contigo". No me ha dicho eso. Me ha dicho: "tengo una buena noticia que darte". A lo que yo he pensado: a Raul no me lo he follado, así que no me puede decir que voy a ser padre, porque digo yo que eso de ser padre, es una buena noticia ( o no ). ¿Entonces qué noticia será?. "Que tienes 55 alumnos apuntados a tu curso, y que ya no es un curso, que son 5". ( *risas*de*fondo*en*mi*cabeza* ). "Andaaaaaa! que bién!". Bueno pues el lunes concretamos.

Así que aquí estoy, contándole al mundo que tengo 7 cursos para dar, más dos proyectos de desarrollo al margen, más los exámenes de Junio. Con lo cual, y dado que el martes yo era un desocupado que quería trabajo no podré decir que no se haya cumplido mi deseo.

Te felicito, aunque macho... vas a currar cual negro en plantación de algodón...

Bueno nene, eso está bien, que tengas harta platita en tus bolsillos para que vengas a comerte una vaca a Chile con tu hermanico Paco, y a beberte 2 o 3 viñedos pisaos.

Un abrazo!

Publicar un comentario