lunes, mayo 31 

Merece la pena estar vivo

Tan obvio que lo olvidamos, y tan simple, que no sabemos como lograrlo. Es más, creo que no hay frase que resuma mejor estas últimas 24 horas. Y es que sí, por horas como estas, merece la pena estar vivo.

jueves, mayo 20 

La tele antes de dormir

Hoy, con permiso de la bruja Lola, Rappel, y demás jauría de engañabobos, vengo a pronosticar el futuro. Eso sí, sin cartas, sin bola, y sin varita. Simplemente usando el momento que he bautizado como: "La tele antes de dormir".

Por si el nombre no es lo suficientemente claro, "La tele antes de dormir", es esa que se ve justo entre el "no tengo demasiado sueño" y el "tengo más que uno que tuviera mucho". En mi caso, además, también sirve como momento de encuentro entre compañeros del piso, generalmente entre Pablo y yo. Un momento en el que echar unas risas, tomar unos vinos, y hacer un poco de vida en "familia". Durante este tiempo la tele forma parte del cuadro, encendida, "que no entretiene, pero acompaña", que dicen muchos.

Y durante todas estas noches, y noches anteriores, en la tele siempre nos aparecía el mismo tipo, que si bien al principio entretenía, ahora se había quedado en el ya citado: "que no entretiene, pero acompaña". Un tipo, que en España se ha ganado el respeto, la envidia, el odio y el asco de mucha gente. Un tipo, que cuando vestía de marrón, hacía un programa diferente, entretenido, y que cuando empezó a vestir de negro, fue volviéndose más y más rancio. Llegando así hasta la actualidad. Sin embargo, en esto, también es digno de admiración, porque, incluso en el revolcarse sobre la mierda hay que reconocerle estilo. Lo haces mejor que nadie. Pero no nos engañemos, el espectador es cruel, despiadado, y sobre todo, no le gusta oler a mierda antes de dormir, no le divierte ver todas las noches a los mismos tipos gritando, y no le hacen gracia los mismos chistes, gastados, manoseados, una y otra vez. Porque hay que admitir Sardá, que has sabido renovarte con los tiempos, que has cambiado tu programa, igual que ha cambiado la tele: de algo casi digno, a una basura. Eso sí, la tuya la mejor basura, una basura sobervia.

Sin embargo, cíclico es el destino, que hace aparecer a un tipo, que ni viste de negro, ni quiere oler a mierda, y que tiene un objetivo claro: hacer reir, y reirse él mismo, antes de dormir. Para conseguirlo hace un programa dónde lo menos que puedes hacer es descojonarte. Un programa, que empezó por una edicición a la semana, vestidos de chandal, como el que no se da importancia, ya va por dos, y algo me dice que llegará a tres, quién sabe si a cuatro. Un programa sencillo, ameno, gracioso, hecho entre amiguetes, de estos que enganchan, que lo ves y dices: "joder si podían estar tomándose unas cervezas, pero están haciendo tele".

Así que no puedo dejar de ver a estos del "UHF", porque yo en el mientras estoy tomando una sidra, o un vino dulce, con Pablo, haciendo las mismas coñas que ellos, sobre los mismos u otros temas, y pensando que afortunadamente, después de muchos años de televisión en chaqueta negra, vuelve la televisión en chandal, la de andar por casa, que a esas horas, nadie viste de smoking. Espero que lo consigan, que jodan al de negro, que ya tiene suficientes pelas, y sobre todo, que si hay algo más divertido que construir dioses, es verlos caer.

miércoles, mayo 19 

Paradojas del siglo XXI

Sabado día 15. Festividad madrileña de San Isidro Labrador. Vuelvo de cenar con unos amigos por el Paseo de la Castellana. Parece ser que un grupo de jovenes vandalos, amantes de las drogas de diseño y de la musica atronadoramente machacona ha tomado la calle. Pero no hay ruido... solo luz.

Veo con incredulidad a Neptuno iluminado con unos enormes focos moviles, que no solo sirven para poder apreciar la majestuosidad de la escultura, sino que iluminan el cielo de la capital. Focos que posteriormente pude constatar que eran visibles desde varios kilometros de distancia. Sin posibilidad de reponerme de la sorpresa, veo que con la diosa Cibeles han perpetrado el mismo plan, pero en esta ocasión, con luces de color rosado.

Aprovechando la fachada del Palacio de Comunicaciones de la Comunidad (futura sede del Ayuntamiento, según los deseos mi ilustre señor feudal don Alberto), se proyecta un espectaculo de luz y color contra su fachada. Luces y colores que vienen y van, con precisos movimientos y fundidos. Un espectaculo que el señor feudal me brinda a mi, su siervo. Estoy encantado.

Unos cuantos metros adelante, me encuentro con la Plaza de Colon, también engalanada, en esta ocasión no con macrofocos discotequeros de potencia dificil de calcular para mi, que en casa uso bombillas de bajo consumo, sino por una infinidad de pequeñas bombillas rodeando la parte superior de la plaza, a modo de velas, con un tono anaranjado oscilante. No pare a contarlas todas, pero decir que habia cientos no seria ninguna exageración, pensar que miles, tampoco...

Espero con esta descripción haber sido capaz de que los lectores que no han pasado por esa zona de Madrid en estos dias, puedan imaginarse el despliegue que hay montado.

Para los que no lo sepan, el feudalismo es el tipo de sociedad que predominó en Europa occidental en el siglo X, se expandió durante el siglo XI y alcanzó su apogeo a finales del siglo XII y durante todo el siglo XIII. Basicamente, el rey concedia un territorio a un señor feudal que se encargaba de gestionarlo y garantizar la protección de sus habitantes. El señor feudal, a cambio de la gracia real, debia estar a bien con el monarca, ofreciendole todo lo que pudiera necesitar. Vamos, lo que conocemos ahora como "hacer la pelota".

Pues bien... en el siglo XXI, pocas cosas han cambiado. Simplemente se nos hace pensar a los vasallos que tenemos algun tipo de poder de decision. Y llegan tan lejos nuestros señores, que nos hacen creer que reemplazamos al rey en el paso tan importante de designar a un señor feudal para que gestione el territorio. Organizan unos procesos electorales, para que el pueblo pueda expresar su opinion, que se convertira en realidad solo si a ellos les parece bien. Si no, es facil perder votos en algun rincon (verdad George?) o convencer a quien tiene ideas opuestas al grupo de poder que deben reconsiderar su postura (verdad señores Tamayo y Saez?).

Pues bien, tras engañar al pueblo haciendole pensar (pensar? mejor creer, que como piensen igual se estropean o nos joden el chollo) que las cosas han cambiado, nos cuentan que aun seguimos teniendo rey, porque es una institucion simbolica, que representa al pais en el extranjero de forma independiente a la politica establecida en ese momento, que es muy campechano, y que su unica labor importante es hacer vida social en verano en su "Palacio de verano" y en invierno, preparar su discurso a la nación de Nochebuena, que dicho sea de paso, es el programa con mas share de la TV junto con las uvas (aunque bajando por la plaga que es la TV por Satelite). Pero es tan entrañable... y tan cercano al pueblo... que tiene solo dos palacios como residencias habituales (el de verano, alla en Mallorca, y el de invierno, alla en La Zarzuela). Tan humilde, que no vive en el Palacio Real, por no ostentar. Que no solo esta dispuesto a avalar a su hijo para que se independice, sino que le pone el piso. Que buen padre no haria eso?

Decia, que tras hacer creer al pueblo que el rey es solo eso, un gasto simpatico pero necesario, como el que hacemos al tomar una copa con los amigos; es de logica pensar que el señor feudal debe "hacer la pelota" a los vasallos, ya que son ellos los que le otorgan su poder. Y eso tambien pasa... cada cuatro años, estoy harto de aguantar las promesas que nunca se cumplen de los candidatos a señor feudal. Que si te bajaremos los tributos, que si aumentaremos tu seguridad, que si el otro señor feudal es muy feo y ya toca echarle, ayudame por favor...

Pero llega un momento que no estaba planteado en esta historia, ya que todo el mundo incluida la realeza, tenia claro que el heredero de la corona disfrutaba tanto de la carne como del pescado y que no pensaba tener que casarse con alguien para contentar al pueblo. Pero el pueblo, ansioso de poder perpetuar la figura que les desea feliz navidad y les cuesta solo un caprichito, no hacia mas que parecer la tia-abuela plasta que hay en todas las familias... si, aquella que no hace mas que preguntar "ya tienes novia? cuando te casas?", y el pobre heredero pues tuvo que capitular, no con una bella modelo de ropa interior... no con su intimo amigo de la realeza monegasca... sino con una periolista (comor?), divorciada (jarl!), que no se calla ni debajo del agua, y que encima se encargaba de ratificar las palabras que pronunciaba el veraz bardo Urdaci.

Y claro, como no estaba planeado, pues no habian comido el coco lo suficiente a la sociedad para que no se diera cuenta que los señores feudales SI rendian pleitesia al rey. Al rey, al principe, a la periolista... a todos menos al pueblo.

A unos dias de la boda que todos pagamos (intuyo que algo mas que el cubierto) y a la que casi ninguno asistira, nos encontramos con que nuestros señores feudales se gastan el dinero, no en el pueblo, sino en gilipolleces tales como colocar un jardin en Atocha (sobre una fuente), para desmontarlo despues de que pase la comitiva nupcial (ya que la fuente siempre ha estado ahi). En gastar energia electrica como si no costase, para iluminar de forma hortera y desproporcionada los monumentos de la ciudad. Luego las carreteras que se hacen, son de peaje, porque es un lujo circular por ellas. Es mejor matarse en un camino sin asfaltar desde hace muchos años por falta de presupuesto.

Cuantos centros de salud podrian haberse construido o ampliado con lo que nos cuesta esta pantomima? Esto podria haber reducido las enormes listas de espera? Seguro que no. Al haber mas centros sanitarios que visitar, la gente se pondria enferma por tonterias tales como partirse una pierna... que todos sabemos que no duele, con tal de conocer las nuevas instalaciones del "hospital princesa letiZia".

Y lo que es peor... se empeñan en tomar por la fuerza la ciudad para garantizar "la seguridad". La seguridad se garantiza haciendo a la gente tener miedo? Miedo de que un armario vestidito de azul con su recortada y su canesu, se dedique a mirar a los transeuntes con cara de "tu provocame que ya veras lo que te pasa".

Pero eso no le importa a nadie, lo importante es el traje de la novia, que se servira en el banquete, por donde pasearan los recien casados nada mas dar el "si quiero", y como la gente saldra a la calle y se volcara para desearles toda la felicidad del mundo. Si a mi mañana me elije como sucesor un dictador, vencedor de una guerra que dividio a un pais, tendre todos esos privilegios? Si es asi, voy a echar el curriculum en alguna republica bananera... Total, ya se como engañarlos para que piensen que soy campechano y solo decoro.

 

Antimonárquico, que no republicano ....

Juro haberlo intentado con todas mis fuerzas. Juro haber deseado fervientemente no llegar a estos extremos. Pero no puedo más, me declaro antimonárquico, que no republicano.

Y es que, a mi, a diferencia de a mi colega el filósofo, esto de las monarquías siempre me la ha traido un poco al pairo, que total, vividores y subnormales tiene que haber en todas las escalas sociales. Es más, con el paso de los años creía había llegado a una especie de agnosticismo regio. Si salían los reyes en la tele, pues oye, lo tomaba como un tributo de plebeyo, que antes se follaban a las doncellas, y ahora sólo te joden el primer bocado de la Nochebuena. Que salía la casa del hijo del monarca, pues pensaba que todos los chavales se quieren independizar, y total, él que puede, no se va a pillar un piso de 40 metros cuadrados, sin ascensor, en las Mil Viviendas. Y así con todo, que si los yernos, que si las hijas, que si los nietos. Y mal que bien, lo sobrellevaba, es más, algunas veces cuando los veía en baqueira descendiendo con sus esquis cual Alberto Tomba, hasta me resultaban simpáticos.

Pero como he dicho antes, no puedo más. Estoy hasta la mismisima punta del miembro viril, comunmente llamado rabo. Harto, hastiado, cansado, repleto y saturado. Me importa una mierda la boda del principe, el color de las bragas de su prometida, si cuando se la come traga, o si le mola que se la follen por el culo. No tengo ningún interés en sus vidas, me la suda completamente si ella fue a carmelitas o él a maristas, si tuvo un novio, novia, o un perro con lunares azules, si su ex-marido se la benefició antes del matrimonio, o si fingen los orgasmos. Y sin embargo, tengo que enterarme, no puedo hacer nada por evitarlo. Si abro el periódico aparece, si pongo la radio aparece, si enciendo la tele aparece, si salgo a la calle la gente habla de ello ...

Así que mis queridos principies, reyes en un futuro, si una guillotina plantada en la plaza mayor no lo impide, no puedo sino desearos que llueva y haga frío, que la salsa rosa tenga salmonela, que a la princesita le baje la regla, que cuando tengas un hijo te salga negro, y cuando tengas una hija puta, y que nuestra monarquía sea tan patética y bochornosa como la del resto de tus primos, que te divorcies con cuarenta, y que la princesa escriba un libro contando lo mal que te la follabas y lo bien que se lo hacía con el moreno de turno, y por supuesto, que mis hijos, si alguna vez los tengo, no tengan que volver a ver una jodida boda real.

 

El retorno del freak

Lo hubo de rey, lo hubo de Jedi, ¿por qué no del freak?, ¿es más porqué no se escribe el señor de los freaks? (dicho con musiquilla de peli de suspense, y un "tachan al final"). Por tanto, aquí estamos. No sé por qué número de vez vamos ya, ni las veces que he escrito o dejado de escribir en estos últimos 4 años. Es más, comienzo a sentirme cual adolescente prepuberal, sentada en banco de parque ( porque no nos engañemos, todas las adolescentes prepuberales invierten el 90% de su tiempo libre en sentarse en un banco del parque ) deshojando una margarita ( y sí, en todos los parques hay margaritas, de hecho, la principal función de una margarita es ser deshojada ).

Dicho esto, un saludo, y hasta la próxima.